Balance Defensivo

El Balance Defensivo en Baloncesto

Táctica

Una situación que cada vez es más importante dentro del básquet es el ataque rápido. La mayoría de los equipos buscan el contraataque como recurso primario para encontrar puntos fáciles. Para contrarrestarlo, hay que preparar y ejercitar un buen balance defensivo.

Organizarlo no es fácil, requiere tener en cuenta muchas variables y tomar desiciones al respecto. Quizás la más importante es sobre el rebote ofensivo, ¿Vamos a ir en busca del rebote? ¿Con cuántos jugadores?. También hay que considerar los distintos tipos de finalización de los ataques y como reaccionamos como equipo ante cada uno:

  • Luego de pérdida
  • Después de gol de campo
  • Si hay un lanzamiento fallado
  • Luego de un tiro libre anotado
  • Después de un tiro libre errado

Como ejemplo, lo principal que todos los entrenadores de baloncesto quieren evitar al realizar el balance defensivo es esta jugada:

Donovan Mitchell aprovechando un pésimo balance defensivo de los Phoenix Suns.

¿Qué es el Balance Defensivo en básquet?

Llamamos balance defensivo al momento de transición en el que un equipo pasa de atacar a defender. El cambio se inicia por una pérdida, luego de un lanzamiento convertido o de un tiro fallado sin capturar el rebote ofensivo.

El objetivo de la defensa es que el rival no genere ventajas hasta que sus cinco jugadores estén establecidos en su campo. Siempre se busca forzar al ataque a jugar estacionado, cinco versus cinco. Detallaremos un proceso paso a paso desde que se produce el cambio de posesión, que acciones realiza el primer jugador en retroceder y cómo se comportan los demás.

La guía de acciones y formación que siguen los jugadores a medida que llegan al campo defensivo es la siguiente:

  • Primer jugador = Fintas Defensivas
  • Dos jugadores = Formación en Tándem
  • Tres jugadores = Formación en Triángulo
  • Cuatro jugadores = Esquema en “T” invertida
  • Cinco jugadores = Se procede según la defensa principal elegida por el entrenador para contrarrestar el ataque estacionado del rival.

1er paso en el Balance Defensivo: Fintas

El primer jugador que realiza el balance tiene como función principal parar el drible del rival para que sus compañeros lleguen a posicionarse. El principal recurso que debe utilizar este jugador es la finta defensiva. El objetivo es hacer dudar el atacante.

El concepto de finta está asociado a la ofensiva normalmente, pero en esta oportunidad nos ocuparemos de su utilización en defensa.

¿Qué es una finta?

Una finta es un movimiento de engaño. Es realizar un amague con los pies, manos, brazos, hombros o expresiones faciales para que el rival piense que lo vamos a ir en alguna dirección y luego hacer otro movimiento buscando una ventaja propia o para anular una del contrario.

En el aspecto defensivo, realizar fintas es, por ejemplo, amagar con las manos para intentar robar el balón de un lado para que el atacante vaya al otro; o amagar con las piernas para que el rival piense que vamos a la derecha y luego ir por la izquierda.

Formación en Tándem

Cuando ya tenemos dos jugadores en el campo propio defendiendo, deben formarse en tándem, siempre con uno de los jugadores presionando el balón, algo fundamental que no podemos olvidar en ninguna situación.

El que realiza esta función es el jugador más cercano a la línea de medio campo. El otro, se ubica más cerca de la canasta, y es el encargado de comunicarse y organizar a sus compañeros ya que tiene visión completa del campo.

Con el balón avanzando cerca del eje de la cancha, la posición del tándem ubicaría a ambos jugadores entre la pelota y la canasta, como se ve en la imagen:

Tandem Balance Defensivo
Tandem Balance Defensivo

En caso que el balón esté en uno de los lados, se crea un tándem, pero llamado “Par”. Se nombre de esta forma porque los dos jugadores se posicionan casi paralelos a la línea de fondo. El más alejado del balón se ubica uno o dos pasos más cerca del aro, para poder realizar una ayuda en caso que su compañero sea superado.

Tandem Par Balance Defensivo
Tandem Par Balance Defensivo

Triángulo

En este caso ya contamos con tres jugadores en campo propio, y se deben organizar en una formación de triángulo. Siempre con el primer jugador que forma el vértice superior presionando al balón, y los dos restantes en formación par detrás de él. En el caso de la imagen el balón está en uno de los lados, si estuviera en el eje, x2 y x3 se ubicarían formando una línea imaginaria paralela al fondo del campo.

Triangulo Balance Defensivo
Triangulo Balance Defensivo

En el ejemplo vemos un solo jugador ofensivo, si llegan más, se mantiene la presión al balón y los defensores restantes intentan dificultar las líneas de pase más próximas.

Formación en “T”

Por último, cuando volvemos con cuatro jugadores en defensa, buscamos un esquema simulando una “T” invertida. Esta formación nos brinda presión al balón y protección al aro siempre. Además, tenemos a los dos defensores laterales para ajustar las líneas de pase.

Formación en T
Formacion en T Balance Defensivo

En la imagen vemos que el balón está en el eje del campo. Si el atacante se ubica en uno de los laterales, la formación se gira en torno al balón. De la misma forma que en el Triángulo pero con un jugador más.

Una vez que llega el quinto defensor, se procede a la defensa contra ataque estacionado que el entrenador haya definido. Por esto, la formación de 4 jugadores es el último paso referente al balance defensivo.

Intentamos explicar en detalle todo el proceso, para entender y poder entrenarlo de forma clara. No hay que olvidar que todas estas situaciones ocurren en segundos, y muchas veces no son secuenciales, porque llegan 2 o más jugadores al mismo tiempo. También influye mucho qué tipo de lanzamiento se realizó en la ofensiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *